BEL

Mi foto
Cabeza loca.17 años.Le gusta acostarse tarde y levantarse temprano.Quitar la miga al pan y explotar burbujas de plastiquete.Abrir las ventanas al atardecer y ponerse la música a todo volumen para leer a Pablo Neruda.Se considera una amante del cine mudo.El viento sin destino,pero veloz y con prisas.No entiende el blanco pero tampoco el negro.Risas con hielo pero también peros.Pura indecisión.Torpe a morir.Capaz de todo por un simple juego de niños.Atrapa-gestos o atrapa-almas?.Espontánea.Un manojo de purpurina.Un saco de canicas.Una media sonrisa.Incandescente.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Yedra venenosa



No hay desierto más hermoso que tu cuerpo
La suavidad de tus largas extremidades agitándose y haciendo ángeles dorados en el almohadillado infinito.La hermosa duna de tu cintura que se balancea. El claro azul del cielo en tus ojos.
Los dromedarios excéntricos de orgullosas jorobas compiten sin esperanza contra tus tersas rodillas, y los abundantes rizos de tu pelo ahuyentan depredadoras cual tormenta de arena. 
Ya no hay nadie que te dañe, que te lastime o que te amenace. Nadie quiere ser rival desafiado por tu instinto de pitón. Nadie
No hace mucho tiempo, fuiste una flor entre hierbajos. Y en heladas temporadas, de madrugada, buscabas mi calor. La mejor fotosíntesis eran mis labios, y los tuyos para mí ola de calor dejándome tremendamente hipnotizado, (para el resto del calendario). Contábamos estrellas y alfombras mágicas y naves espaciales y globos de colores perdidos ya en la troposfera. No era fácil ser paciente con tus rabietas y tus impertinentes salidas de tono, y más de una vez me costó decirte adiós a pesar de ello... Pero el día que volví, ya me dí cuenta de que todo había cambiado.
Mis hazañas sobre mis aventuras en los otros confines te aburrían,mis elocuentes cumplidos acerca de tu cambiado aspecto fueron ignorados y pronto mis ofrendas de rubíes y zafiros carecieron de importancia. El sol del mediodía y la medianoche habían secado tu piel y el mapa por el que yo trazaba misterios y desenterraba tesoros en cada una de nuestras noches en vela. 
Miré ese iris celeste que siempre visualicé en llamas y que ahora, no era más que estalagmitas milenarias. 
¿Sequía de hielo? ¿te habías marchitado? 

Tu oasis se vació y finalmente se agrietó, o eso me dijeron. La cuestión es que yo ya no volví para soportar el proceso. 
Que no eras ya flor, sino yedra venenosa.
Que no olías, sino pinchabas
Y que sin embargo, no hay desierto más bonito que tu cuerpo..


Pero ahora eso qué más da.




bc.




viernes, 4 de enero de 2013

A ritmo de absentas


Hola, ¿porqué sigues aquí analizándome, registrándome de arriba a abajo, apuntando sobre libreta cada uno de mis defectos? Parece que la cosa no salió cómo esperábamos, ¿verdad? Sin embargo, y por mucho que me pese, el tener que irme y ya no volver nunca más en tu vida y esas cosas que se dicen que muchas veces no son ciertas, lo mío sí que es cierto. Sí, lo que quiero decirte, es que por fin podré irme, desvanecerme, para siempre, como llevas queriendo hacer que suceda estos últimos meses. 
Es raro, los dos sabíamos que pasaría esto tarde o temprano. Que todo lo bueno que habías visto en mí, ya sólo lo guardarás en esas fotografías,en esas cartas, en esos folletos, en esos libros de viajes, en la última vez que cruzaste esa puerta, y ese panel, y esa alambrada, y ese pórtico, y esa ventana... al fin y al cabo, me harás lo que a todos:me guardarás con amor-odio en esa pequeña caja que nadie sabe que tienes encima de la alacena.Uy.
Aunque eso de que me metas en una caja me mantiene con esperanzas.Podrías haberte olvidado incluso de que existí.Pero sé que no lo vas a hacer, vamos, yo no lo haría. Apenas te conozco, sólo han sido algo como la mitad de 700 días contigo. Me basta para saber que me he perdido muchas cosas, y que me perderé demasiadas. Yo sólo soy un detalle pequeño en tu camino.Una arruga más dentro de un tiempo...
 Tuve que aparecer, eso estaba claro, yo tuve que surgir, te gustase o no.. me plante delante de ti, yo ya te iba avisando... pero tú no me hacías ni puto caso, no te lo puedo expresar de otra manera.
Nos tratas a casi todos igual. Nos coges por el cuello al principio, te cuelgas de nosotros, con optimismo y superación, cómo una niña pequeña y perdida buscando aspiraciones, durante los primeros meses.
Luego te vas cansando si no conseguimos lo que quieres, si no te lo damos,te pones echa toda una furia. ¡Hay que ver qué mala leche tiene, señorita! ojalá haya hombre capaz de aguantar sus pataletas, y sus nervios. Sería divertido verle cómo se sorprende al ver que eso podría ser cierto. Eso también me lo voy a perder, vaya.
Y finalmente, depende de nuestro empeño en ti o no, nos balanceas de una forma u de otra, a ritmo de jazz o dusbtep, girando de un lado de otro de la calle o de alfombra de tu habitación. Yo no tenía pies expertos de Fred Astaire, no me había tocado estudiar en el instituto las danzas primitivas y ancestrales africanas; pero bueno, el estilo Sinatra lo llevaba bastante bien,oiga. Pues no. Me llevaste a un local oscuro y taciturno, no sé si decir sucio, o lanzarme preso de tu mala ostia y decir que era repugnante. Había luces de neón que parpadeaban, una vieja máquina de soulmetal en la barra y un matón que me miraba con ganas de fiesta. Me cogías y me hacías bailar arrastradándonos y yo me movía sin saber que hacía envenenado por los absentas. Luego me llevaste a los baños públicos. He de decir, que me acabé divirtiendo, pero nena, comprende mi asombro, yo nunca te había visto así.

A estas alturas estarás desproticando sobre el papel, ¡vale, vale! yo no fui fácil, no lo fui en absoluto... demasiadas noticias desesperadas y asfixiantes, demasiada expectación antes cosas que jamás han llegado, mucho dolor ocultado bajo sonrisas... y mucho esfuerzo sin recompensa. 
Pero también te di la realidad, y lo que querías oír cuando ya no podías más, lo que te hizo seguir, como siempre.
Y luego ya tú sola,reuniste lo que te hacía falta, lo encontraste.
Nunca necesitaste grandes cosas para hacer grandes cosas.Había chicas más bonitas que tú, más inteligentes,más persuasivas y elegantes, o con cuerpos más bonitos.Sí, no quería decírtelo, porque ya estabas tú para recordártelo siempre que podías.

Pero tú eras valiente. Esto te salvó. Y gracias a mí y a mi habilidad de partirme el culo por presentarte a las personas adecuadas, en el momento adecuado, tienes un buen puesto en mi plantilla personal. ¿Qué irónico no? nunca has trabajado para mí. Tu alma no se puede comprar.
Sí, las cosas no salieron cómo esperábamos, pero si como necesitábamos. 
Me recordarás. Sí, ahora ya lo sé, me recordarás.
Como lo que fuí. Como un año travieso,siniestro,maligno y juguetón,doloroso e instructivo, lleno de experiencias y cosas que contar.

Claro que me recordarás.
Encima de la alacena, en tu corazón


bc.
Siento estar tan ausente.
Esto este año cambiará

domingo, 30 de septiembre de 2012

Reflejos cristalinos

Y ahí estaba, porfín. Había vuelto y cargada de sorpresas. De nuevas y excitantes aunque también de antiguas y nostálgicas. Estas ya no dolían. Tampoco podía recordar cuándo lo hicieron realmente.
Se plantó delante de mí. Ah si, claro que la recordaba.
Cristalina. La bella e insinuante.A veces azul como su reflejo o roja como su labio carmín.Diciéndome ''acércate'' insistiéndome ''no tengas miedo'' pidiéndome ''no imites tus antiguos errores'' aconsejándome ''comete otros nuevos''.
Elevándome a la 4395475059 potencia. 
¿Dónde vamos tan deprisa? Eso traducía mi sonrisa.
Los motores rugían como nunca. Despegaba. Salía disparada.Y vi tantas cosas... y sentí tanto...
Y me llené de abrazos, de miradas furtivas, de sinvergüenzas que me hacían reír, de noches fugitivas,de amaneceres con trabalenguas,de soles salientes anaranjados,de pies engranados por la quinta avenida,de música callejera,de bailes anticuados e improvisados,de cartas en las que las letras se suicidan por las esquinas... de un álbum de almas imperecedero.

Estaba claro que me acordaba de ella,de vez en cuando. Pero no de los relojes.
No fue ayer cuando decidí facturar.Ni hace 2 semanas.
Llevaba meses caminando por las estrellas.


>>Y de momento, no hay ni la más mínima intención de bajar.<<



                                                                                Yyväskylä,Finland















¡Echo absolutamente todo de menos! 
bc.